Diplomado en Formulación y Gerencia de Proyectos

Publicador de contenidos

pág. verdes

       

PÁGINAS VERDES

La recuperación del humedal de la UniMilitar

 

Por la licenciada Liliana Poveda Castillo, de la Oficina de Protección del Patrimonio

 

Los humedales son ecosistemas esenciales para el bienestar humano, el crecimiento económico inclusivo, la mitigación y la adaptación al cambio climático, además de ser fuentes de agua para el consumo humano y la agricultura. Estos ecosistemas no solo mantienen la biodiversidad, sino que también son considerados importantes porque almacenan carbono, debido a la alta productividad de este elemento de sus plantas y a la baja descomposición de la materia orgánica que ocurren en sus suelos. Sin embargo, pese a todos estos servicios esenciales que brindan, en el último siglo se ha perdido el 64 % de los humedales del mundo. Por ejemplo, en la Sabana de Bogotá, los ecosistemas de humedal se han reducido significativamente por efecto de actividades antrópicas, como el cambio en el uso del suelo, la industrialización de las actividades agrícolas, las construcciones en zonas de ronda, los vertimientos de aguas residuales y la disposición de escombros.

La Universidad Militar Nueva Granada, consciente de la importancia de contribuir con la preservación y la conservación del medioambiente, puso en marcha el proyecto de restauración del ecosistema de humedal de la sede Campus Nueva Granada, ubicada en el municipio de Cajicá. Este ambicioso proyecto inició en abril de 2016, con la etapa del levantamiento de información física, biótica y de valoración de la calidad del recurso hídrico, con la cual se estableció que el humedal de la Universidad Militar se encontraba altamente eutrofizado por el uso de insumos agrícolas utilizados en la zona, lo que ha afectado la cantidad de oxígeno en sus aguas. Sin embargo, se evidenció que era el hábitat de una gran variedad de aves nativas, endémicas, residentes de paso y migratorias.

 

 

En la primera etapa, los resultados de la medición de las variables fisicoquímicas en el espejo de agua, para la variable de conductividad, corresponden a un promedio de 200 ¿s/cm. Este valor indica que el agua del humedal se encontraba poco mineralizada y los valores de oxígeno disuelto registrados variaron entre 0,5 a 1,5 mgO2/l; esto significa que su ecosistema se caracterizaba por presentar condiciones poco oxigenadas, lo que incide negativamente en la dinámica ecosistémica.

La siguiente etapa se centró en la remoción manual de aproximadamente el 35 % de las plantas acuáticas, principalmente en las especies de mayor abundancia, que para el caso fueron la lenteja de agua (Lemna gibba) y el buchón (Eichhornia crassipes), flora que, de no controlarse, puede terminar convirtiendo el espejo de agua en tierra firme. Esta remoción selectiva se realizó cuidadosamente, con el fin de evitar al máximo generar un disturbio al ecosistema; en este proceso, las orillas no fueron intervenidas por ser sitios ideales de anidación. Los residuos de estos materiales fueron destinados para realizarles un proceso de compost que sirvió como fertilizante natural para las plantas que se encuentran en todo el Campus Nueva Granada.

Una vez finalizada la etapa de limpieza, se proyectó un cronograma de mantenimiento anual para un periodo de ocho años. La finalidad es la restauración definitiva del humedal como ecosistema estratégico para la mitigación del cambio climático, que, por su alta riqueza y biodiversidad, será conservado como patrimonio natural y cultural.

En el humedal de la Universidad se tiene registro de la tingua moteada (Gallinula melanops), especie que se encuentra en estado crítico de amenaza en Colombia, debido a que sus poblaciones, ubicadas principalmente en los humedales del altiplano  cundiboyacense, han disminuido drásticamente, por la pérdida de alrededor un 95 % de su hábitat natural.

 

 

Este proyecto de restauración cuenta con el acompañamiento de expertos técnicos, en diferentes disciplinas, que buscan la reconstrucción de la estructura biótica, con el propósito de recuperar los servicios ecosistémicos suministrados por el humedal. Además, se contempla la realización de monitoreos permanentes de los comportamientos de la fauna, flora y sus interacciones, en etapas a corto plazo (2016-2019), mediano plazo (2020-2023) y largo plazo (hasta el 2035).

El proyecto se ha socializado internamente con la comunidad neogranadina, a través de charlas informativas, y las directivas han promovido recorridos a la zona de influencia del humedal en los cuales se hace énfasis en la experiencia de recuperación del humedal y los beneficios que se han empezado a percibir del proyecto.

Panorámica del humedal


El humedal como cuna de diversidad biológica

Gracias al desarrollo del mencionado proyecto de restauración, se han identificado impactos positivos relacionados con la regulación del microclima del campus universitario y el favorecimiento del desarrollo de hábitats para el refugio y la reproducción de la avifauna, lo que ha conducido a un aumento considerable de la diversidad de las especies avistadas en el Campus. Mediante censos permanentes, además, se han logrado establecer registros de 66 especies de aves, entre las que se encuentran especies endémicas, residentes y migratorias, las cuales han llamado la atención de la comunidad científica, tanto así que organizaciones como Alas Andinas y la Asociación Bogotana de Ornitología consideran al humedal de la UniMilitar como un destino de interés ambiental. La nueva condición del humedal le ha permitido a la Universidad participar activamente en actividades mundiales como el Global Big Day; en este evento, dedicado a la observación de aves y en el que se realizan reportes de las especies avistadas, la Universidad Militar ha participado desde el 2016.

No obstante, no solo la fauna se ha visto favorecida con este proyecto, sino que la diversidad de flora en la zona de ronda del humedal también ha mostrado un cambio significativo. Es posible ver crecer especies, como el arrayán blanco, el aliso, el borrachero, el arboloco, el trompeto y el chusque, entre otras, que, por sus características de follaje, floración y colorido, no solo sirven para alegrar el paisaje, sino que además ayudan en la oferta de alimento para la fauna nativa y migratoria.

La ejecución del proyecto de recuperación ha permitido que la Universidad Militar Nueva Granada tenga en su humedal un aula de enseñanza para diferentes programas académicos, así como también un espacio para la educación ambiental de organizaciones públicas y privadas, en donde se trabajan temas relacionados con la sensibilización de la importancia de cuidar el ambiente. Asimismo, contribuye a posicionar a la UniMilitarz como referente en temas de recuperación y conservación de los ecosistemas propios de la región de la Sabana.

 

 

El humedal de la UniMilitar se proyecta como referente nacional de un caso exitoso de restauración y conservación de ecossitemas de humedal.